viernes, 21 de marzo de 2014

¿Cómo debe ser el control de los docentes hacia los alumnos en las redes sociales?

Hoy en día, cada vez son menos los niños que no son parte de una red social activamente, expresando su día a día y socializando con sus pares. Es importante conocer las características de las mismas y los permisos que se puede establecer. En las plataformas educativas, el docente debe tomar un rol determinante, marcando reglas claras para un buena utilización de las mismas y así evitar comportamientos como bullying o agresiones.

La web de Educación 3.0 ha sacado un artículo muy interesante acerca de cómo trabajar con el control de las publicaciones y comportamientos de los alumnos en las redes sociales.
“En las últimas semanas se ha conocido la noticia de que algunos centros de enseñanza norteamericanos han contratado los servicios de empresas de monitorización (como Geo Listening y CompuGuardian) para controlar lo que publican sus estudiantes en redes sociales como Facebook, Twitter o Tuenti, una información que no está exenta de polémica y que plantea distintas cuestiones.”



Para ello, se ha entrevistado a múltiples referentes de la educación y la tecnología para conocer su opinión acerca de esta polémica.  Para Jesús Hernández, la clave se encuentra en “orientar a las familias y formar tanto a estudiantes como padres en el buen uso de Internet”.
Los padres deben ser concientes del uso que sus hijos le dan a internet. La mayoría de webs que apuntan a un público de baja edad, en sus términos y condiciones (siempre es importante leerlo) obligan a que el registro u navegación se haga bajo la responsablidad de un adulto. Esto es una de las tantas buenas prácticas que se pueden realizar y así inculcar buenas costumbres del uso de internet.

Hoy en día Internet tiene muchísimas ventajas, y estamos en una época dónde cualquier persona de cualquier lugar puede comunicarse con otra y compartir experiencias o recursos educativos. Esto es algo que no pasaba antes, y si hay un trabajo dedicado y concreto detrás, los beneficios son incalculables.

“No se debe prohibir a los niños navegar en internet. Es como no dejarlos salir a la calle porque pueden sufrir un accidente. Se los debe acompañar en este vasto mundo de posibilidades”.

Además de estar bajo la supervisión de un adulto existen múltiples herramientas que permiten controlar a los niños. Filtros, bloqueos a páginas de adultos y navegadores para niños son algunas de ellas.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario