lunes, 21 de abril de 2014

6 Tips para elegir el Sistema de Gestión de Aprendizaje Correcto.

La elección del sistema de gestión del aprendizaje (SGA) para su institución es una de las decisiones más importantes en cuánto a incorporación de tecnologías en la educación. Si usted hace una mala elección, va a costarle mucho dinero y va a quedar insatisfecho con el resultado. Una buena plataforma mejora la enseñanza y el aprendizaje, mientras que una mala elección inhibe la adopción y los resultados. Se necesita una  apropiada plataforma de aprendizaje que ofrezca flexibilidad a la enseñanza y el aprendizaje, mejore los resultados, justifique la inversión, y lo más importante, sea utilizada por los maestros!
Pero, ¿cómo saber que está eligiendo el SGA apropiado? Una buena forma es hacerlo junto a aquellos que ya han estado allí. Instructure, un proyecto de Estados Unidos dedicado a implementar aulas virtuales recomienda estos 6 consejos:

1. Determinar objetivos claros

Un SGA debe ser un conjunto de herramientas que fortifique el progreso en educación. Tener metas claras puede ayudar al enfoque del equipo de evaluación sobre los resultados significativos y evitar malas prácticas. Algunas metas comunes incluyen:
  •        Proporcionar herramientas que faciliten la integración de docentes y alumnos.
  •        Proponer nuevas formas de diseñar e impartir cursos en línea.
  •       Incentivar a los estudiantes a tomar las riendas de su propio aprendizaje.
  •       Integrar fácilmente los estándares de enseñanza en distintos niveles.    Mantener un registro de las calificaciones de los alumnos para un correcto control.


2. Re-imaginar la Enseñanza y el Aprendizaje

Una buena manera de entenderlo es observar las mejoras después de adoptar un nuevo SGA y cómo los profesores y los estudiantes lo usan. ¿Será su flujo de trabajo cada vez más complicado o la plataforma les permitirá centrarse en lo importante? Una mejor tecnología abre nuevas puertas para la enseñanza y el aprendizaje hacia lo intuitivo.

3. Escuchar a la comunidad

Encuentra administradores, maestros, e incluso estudiantes que estén utilizando actualmente su SGA para ver lo que hace y lo que no en al aprendizaje en línea. Por ejemplo, una encuesta con preguntas genéricas y específicas para cada público le ayudará a reconocer una amplia gama de tipos de usuarios que pueden haber rechazado los LMS actuales y por qué. Entender esto le ayudará a elegir un nuevo LMS al que sus participantes se acostumbrarán.

4. Pensar en el futuro

Mientras adaptabilidad y facilidad de uso son la clave para obtener el máximo rendimiento de un SGA de inmediato, la elección de una plataforma flexible apoyará las necesidades futuras de su distrito también. La plataforma debe ser capaz de adaptarse a cambios en la institución, tanto en tamaño como en necesidades operativas.

5. Absoluta confiabilidad

Ya sea que el SGA está cerrado por mantenimiento, interrupciones indeseadas, o incluso funcione lento, nada causa más estrés para los estudiantes y maestros como una plataforma de aprendizaje poco fiable. Afortunadamente, la tecnología moderna hace que el sistema funcione correctamente y sin caídas el 99,9 % del tiempo. Un SGA fiable infunde confianza en las iniciativas de su escuela además de ayudar a los profesores y estudiantes a intercomunicarse.

6. ¡Pruébalo!

Todo el mundo sabe que la mejor manera de aprender es haciendo. Pídele al proveedor del SGA un acceso administrativo completo a un entorno de prueba. De esta manera, usted (y su comité de selección) podrá conseguir una mirada de primera mano en las capacidades de la plataforma. Esto le dará información vital sobre el potencial de la herramienta.

viernes, 21 de marzo de 2014

¿Cómo debe ser el control de los docentes hacia los alumnos en las redes sociales?

Hoy en día, cada vez son menos los niños que no son parte de una red social activamente, expresando su día a día y socializando con sus pares. Es importante conocer las características de las mismas y los permisos que se puede establecer. En las plataformas educativas, el docente debe tomar un rol determinante, marcando reglas claras para un buena utilización de las mismas y así evitar comportamientos como bullying o agresiones.

La web de Educación 3.0 ha sacado un artículo muy interesante acerca de cómo trabajar con el control de las publicaciones y comportamientos de los alumnos en las redes sociales.
“En las últimas semanas se ha conocido la noticia de que algunos centros de enseñanza norteamericanos han contratado los servicios de empresas de monitorización (como Geo Listening y CompuGuardian) para controlar lo que publican sus estudiantes en redes sociales como Facebook, Twitter o Tuenti, una información que no está exenta de polémica y que plantea distintas cuestiones.”



Para ello, se ha entrevistado a múltiples referentes de la educación y la tecnología para conocer su opinión acerca de esta polémica.  Para Jesús Hernández, la clave se encuentra en “orientar a las familias y formar tanto a estudiantes como padres en el buen uso de Internet”.
Los padres deben ser concientes del uso que sus hijos le dan a internet. La mayoría de webs que apuntan a un público de baja edad, en sus términos y condiciones (siempre es importante leerlo) obligan a que el registro u navegación se haga bajo la responsablidad de un adulto. Esto es una de las tantas buenas prácticas que se pueden realizar y así inculcar buenas costumbres del uso de internet.

Hoy en día Internet tiene muchísimas ventajas, y estamos en una época dónde cualquier persona de cualquier lugar puede comunicarse con otra y compartir experiencias o recursos educativos. Esto es algo que no pasaba antes, y si hay un trabajo dedicado y concreto detrás, los beneficios son incalculables.

“No se debe prohibir a los niños navegar en internet. Es como no dejarlos salir a la calle porque pueden sufrir un accidente. Se los debe acompañar en este vasto mundo de posibilidades”.

Además de estar bajo la supervisión de un adulto existen múltiples herramientas que permiten controlar a los niños. Filtros, bloqueos a páginas de adultos y navegadores para niños son algunas de ellas.